31 C
Cancún
viernes, mayo 24, 2024

Se disputan el mote y el despilfarro al presupuesto; Renán Sánchez Tajonar no aprendió

Los dos últimos presidentes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, anteriormente Gran Comisión del Congreso del Estado, demostraron tener las uñas muy largas como unos verdaderos “pillos”, pero con diferentes métodos y estrategias, ambos con el mismo fin: adjudicarse los recursos del programa de ayudas sociales en beneficio propio y de un puñado de amigos

Chetumal-. El actual presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), Renán Sánchez Tajonar, desde el 3 de septiembre de 2022 que recibió el cargo en la XVII Legislatura del Congreso del Estado, lo primero que hizo fue ordenar no investigar a su antecesor Eduardo Martínez Arcila, quien se fue por la puerta de servicio, pero con las bolsas cargadas con los recursos destinados a las ayudas sociales.

“Borrón y cuenta nueva”, aseguró Renán Sánchez Tajonar, lo cual significó que no le interesa esclarecer el destino de los 100 millones de pesos que ocultó o se llevó Arcila Martínez, por varias razones; entre ellas, ser el sobrino del primer gobernador constitucional de Quintana Roo, Jesús Martínez Ross.

La expresión “borrón y cuenta nueva”, según la Real Academia Española, hace referencia a la idea de olvidar deudas, errores, enfados y continuar como si nunca hubiesen existido. Lo dice el exgobernador Jesús Martínez Ross, nadie es honrado cuando ve abierta las puertas de la tesorería.

El actual presidente de la Jugocopo, Renán Sánchez Tajonar, no aprendió de esa experiencia, sino como buen alumno la corrigió y decidió, pese a ser el órgano creador de leyes, declararse “no obligado a contestar”; por lo tanto, los 100 millones de la XVI Legislatura y los 74 millones de la XVII destinados para ayudas sociales, simplemente desaparecieron o están en las bolsas de los diputados locales. A todos les taparon la boca a billetazos.

Los apoyos sociales no llegaron a las personas más necesitadas de Quintana Roo, primero, porque los diputados no son honorables, sino más bien ambiciosos, y, segundo, por la sencilla razón de que mandaron a cerrar las puertas del Congreso del Estado de Quintana Roo, ubicado frente a la Bahía en la capital del Estado.

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramThreads y TikTok

El “diputado verde”, Sánchez Tajonar, se va de la Jugocopo, pues en una semana debe entregar la estafeta al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), pero con las bolsas llenas porque se adjudicó la mayor parte de los 74 millones de pesos destinados a las ayudas sociales, para continuar con su campaña en busca de la candidatura a la presidencia de Cozumel.

Sánchez Tajonar consideró como suyos los 74 millones de pesos que se presupuestaron para “ayudas sociales” y durante este año se dedicó a gastarlos en su Casa de Gestión y Atención Ciudadana, en viajes y en la compra de ropa deportiva que presume en sus redes sociales.

Los 24 diputados se han quedado callados porque reciben cuando menos 100 mil pesos en apoyos, la mayoría del dinero se les queda en la bolsa y reparten unas cuantas despensas con gorgojo a sus seguidores para justificar el derroche de recursos.

Durante todo ese tiempo, Sánchez Tajonar no tocó ni con el pétalo de una rosa al panista Eduardo Martínez Arcila, quien también se llevó una gran parte de los más de 100 millones de pesos en ayudas sociales, quedando en claro que la impunidad seguirá en el Congreso del Estado de Quintana Roo, porque el diputado que asuma el cargo se encargará de cubrirles las espaldas.

Entre el 3 y 5 de septiembre de 2023, por acuerdos no escritos, habrá un nuevo presidente de la Jugocopo en el Congreso del Estado, pero nada cambiará; todo seguirá igual o peor, porque está visto que llegan a enriquecerse y no para elaborar leyes en beneficio del puedo, sino todo lo contrario.

Cabe destacar que la XV, XVI y XVII Legislatura del Congreso de Quintana Roo han roto todos los récords de todos los tiempos. Se disputan el mote y por el despilfarro al presupuesto.

El sobrino del primer gobernador de Quintana Roo, Jesús Martínez Ross, durante su gestión demostró no saber y/o tener idea de lo que es ser presidente de la Jugocopo, pero, en cambio, sí demostró tener muy afiladas las uñas y ser un experto mago en las finanzas… ¡Ha desaparecido hasta los centavos!

Martínez Arcila fue señalado de malos manejos de los recursos del Congreso del Estado, en especial de los casi 100 millones de pesos destinados a ayuda social, mismos que se sospechan fueron desviados; es por ello que hoy existe una denuncia en contra de la XV Legislatura.

De igual manera, fue acusada la directora de Gestoría del Congreso del Estado, Ana María de la Luz Hernández Ayala, pero podría implicar a más personas. Sin embargo, no hay justicia y la impunidad galopante sigue en el Congreso del Estado de Quintana Roo.

NOTAS RELACIONADASS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RECIENTES