31 C
Cancún
sábado, mayo 25, 2024

El cambio climático, una realidad “innegable” que modifica la vendimia: “Afecta a la cantidad y a la calidad de la uva”

Redacción/ Periodismo Sin Reserva

Las altas temperaturas unidas a la falta de lluvias están haciendo mella en el campo y en un producto emblemático como es el vino. La vendimia ha tenido que adelantarse en varias zonas de España y la producción de uva puede ser menor que la de otros años, tal y como avisa en RNE, José Luis Benítez, director general de la Federación Española del Vino.

Síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram y TikTok

“Venimos arrastrando una situación de sequía muy prolongada desde hace años. Este año además las temperaturas muy elevadas de la primavera hicieron mucho daño. Esto se va a traducir en una menor cosecha, aunque hasta el rabo todo es toro”, apunta el representante de los bodegueros españoles.

“Todo dependerá de si hay tormentas a finales de agosto. Lo que es innegable es que el cambio climático es una realidad y afecta a la cantidad y a la calidad de la uva“, señala Benítez.

En el territorio de la Denominación de Origen Calificada Rioja, la más antigua de España, las altas temperaturas y la falta de agua han hecho que el desarrollo de la vid se adelante cada temporada un poco más. Ocurre, por ejemplo, en la localidad riojana de Tudelilla, donde el proceso del cambio de color de la uva de blanca a tinta, denominado envero, se anticipa.

La vendimia de las variedades más tempranas ha empezado en Castilla-La Mancha con un adelanto de una semana. La sequía y el calor han provocado que variedades blancas como la chardonnay se recojan antes de las fechas acostumbradas, aunque el sector vitivinícola señala que este año viene mejor para la maduración de la uva.

El calor diurno y las bajadas de temperaturas por las noches han propiciado que la planta de la vid no genere estrés, según los enólogos.

En algunas denominaciones de origen, más al sur de la península, la vendimia ni siquiera ha esperado al mes de agosto. Es el caso de Montilla, donde este año, la vendimia es excepcionalmente temprana. A mediados de julio, arrancó allí la recogida de la uva chardonnay, dos semanas antes de lo habitual, debido a las altas temperaturas y a la sequía.

NOTAS RELACIONADASS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RECIENTES